Leyendo Cahiers du Cinema, España: acerca de Manoel de Oliveira

Manoel Cândido Pinto de Oliveira (Oporto, 11 de diciembre de 1908 - ibídem, 2 de abril de 2015) fue un director de cine portugués. Era considerado como el cineasta más prestigioso de su país y el más conocido internacionalmente. Es, además, uno de los dos directores de cine en estrenar una película con más de 100 años. ¡Ciento siete años duró! Tengo en casa varias revistas de Cahiers du Cinema en español, y en la de mayo del 2010, en la sección Gran Angular aparece un reportaje con entrevista incluida a Manoel de Oliveira. La filmografía a partir de ese año es : 2014 - O Velho do Restelo (El viejo de Belén) 2012 - O Gebo e Sombra y 2010 - El extraño caso de Angélica, de esta última citada quiero hablaros. Se trata de una historia muy íntima y personal, su gran asignatura pendiente. Como encargada de vestuario tiene a su propia hija, Adelaide María, en el equipo de cámara están dos de sus nietos, y un tercero, Ricardo Trépa, es el protagonista. Como siempre, al pie del cañón está María Isabel de Oliveira, la esposa cuyo papel de apoyo moral es muy importante. El film está inspirado en un suceso verídico, la repentina muerte de su prima María Antonia a causa de una hemorragia causada por un embarazo extrauterino que no había sido diagnosticado. El suceso le sirvió de inspiración a Oliveira para escribir un guión que intentó rodar a principios de los años cincuenta pero, la censura salazarista se lo impidió. Nos encontramos ante una nueva historia de amores frustrados, en este caso un amor fou avant la lettre entre un fotógrafo ( Trépa) obsesionado por la extraña sonrisa de una joven muerta ( Pilar López de Ayala de “rapariga loura “). Como es habitual en este director la historia está ambientada en la actualidad y con referencias a la crisis económica que sufrimos. Sin embargo, por lo que escribe Jaime Pena, en la revista, creo que no se trata de una distopía – ésta sería la exageración máxima- pero sí que los personajes y sus conflictos parecen amarrados en un pasado incierto. El protagonista es un judío huido de la persecución nazi, … Yo me quejo de que no doy escrito una novela y Oliveira retocó hasta quince veces los rasgos de este personaje principal. Está claro que todo conlleva un esfuerzo y dedicación y si le pones ganas y tesón, lo consigues. Hasta una memoria del proyecto de este rodaje hizo el director portugués!! Y hay un dato que reseña Jaime Pena que me marca mucho mi opinión en el caso de que, intentara yo rodar algo- lo intenté con un cortometraje “Ilusiones rotas”, hace muchos años pero, no lo di terminado- y es que : Oliveira dice que no puede ser el mismo guión si lo rueda en 2010 que si el rodaje hubiera sido cuando se escribió el guión, en los años cincuenta. Por lo que leo en la revista, que hace algo de spoiler veo que un momento, cerca del final, que forma parte del clímax es cuando el protagonista presa de la desesperación y la locura grita el nombre de su amor imposible, por lo tanto le gusta rodar visceralmente. Lo mismo me parece que le sucede a Arturo Ripstein, otro director cinematográfico, en este caso mejicano que, he leído sobre su cine pero que por desgracia tampoco he visto ninguna de sus creaciones. Hablando de directores de cine favoritos míos por intuición o por … afinidad por lo que he leído acerca de ellos es también destacado el lugar que ocupa Robert Bresson, un director de cine francés que me cautivó cuando leí que concibe el cine, es decir los planos de las secuencias como si fuera un pintor que está pintando cuadros, cada cuadro un plano. Siguiendo con Oliveira, el rodaje se alargó hasta la madrugada cuando el fotógrafo fotografía el rostro de Angélica fallecida. Entre el equipo corre la sospecha de que el director forzó un pequeño retraso para que la filmación de ese instante coincidiese en hora con aquel otro que tuvo como protagonista al propio Oliveira y a la prima de su mujer. ¿Superstición? Salto a la entrevista realizada por Eulàlia Iglesias, de la cual destaco que el director considera de esta obra que hay una distinción clara entre alma y espíritu. Y por último que el director portugués tiene muy presente en su filmografía al filósofo Ortega y Gasset, con su concepto de “el hombre y sus circunstancias”. La filosofía me encanta, cosa en la que coincido con este director, y tengo leído el libro de Filosofía de tercero de BUP de Anaya y me queda el del mismo curso pero de otra editorial. Como también guardo como oro en paño el libro de esta materia de COU que cursé allá por el año 91 quiero seguir profundizando en esta disciplina que, según mi opinión bien se puede fundir con la cinematografía, dando lugar a la plena concepción de la realidad humana... No sé lo que quería decir pero suena bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentarios acerca de algunos personajes de ficción

El último encuentro, novela de Sándor Márai

Acerca de ornitólogos