Acerca de ornitólogos

Josep del Hoyo es el español que más aves ha contemplado. Lo suyo es pasión por la ornitología. Su afición le ha llevado a ser editor de la enciclopedia Handbook of the birds of the de World , una publicación de referencia mundial de la que se han vendido 250.000 volúmenes en 171 países desde desde 1989.Y yo que me gustan los pájaros y trabajo en el sector forestal, y he estudiado el ciclo formativo de grado superior, Técnico superior en gestión y organización de recursos naturales y paisajísticos, leo esto y leí un artículo con una entrevista suya en la revista que, envían a los socios de SEO BirdLife, y me motiva ello a intentar en la medida de lo posible seguir sus pasos. Pero, teniendo la revista, tengo un montón de revistas de la SEO, sólo puedo leerlas y hacer resúmenes y poca cosa más. Porque lo ideal para disfrutar de alguna materia de la que estás aprendiendo es combinar la práctica y la teoría. Pero en este caso ocurre que en Galicia muy raramente hacen actividades para poder asistir y, por tanto, no me quedaría más remedio que desplazarme y buscar alojamiento para actividades que a lo mejor, duran un día solamente. Introspección, seguir ahondando en las “pruebas” que tenemos, es lo que decía Gill Grissom, el jefe de CSI Las Vegas, cuando no sabía por dónde tirar. Así que, ayer estuve leyendo sobre anatomía de las aves. Y se me abrió una maravillosa ventana, la veterinaria, me interesa más que el simple hecho de observar. Las aves, no obstante, también tienen abundante temario para estudiar: la etología, el comportamiento. Entender, en una palabra, la vida de ellas. Y la ecología es decir, la interrelación de la ave con el entorno natural. Hay factores bióticos y abióticos, los primeros creo que son los organismos vivos que influyen en la vida y formación de un ecosistema. Un ejemplo pueden ser la fauna y la flora. Abióticos son los componentes de un ecosistema que no tienen vida pero que influyen en su desarrollo. Claro, a-bioticos, a- significa ´no´ vida y bio- significa vida. Los ecosistemas son fundamentales para entender la vida de los distintos tipos de seres vivos. Así que, por tanto, pensé ayer mientras me aventuraba en los contenidos de veterinaria de las aves, que me vendría bien el estudiar un libro que había comprado hace tiempo en una librería que estaba de liquidación por cierre, y que se titula “Curso de botánica” porque si entiendes de botánica entenderás más fácilmente también, de ornitología. Esto es como cuando estaba estudiando artes aplicadas y los alumnos todos de la clase en la que estaba yo querían únicamente tener la asignatura optativa de dibujo artístico y no les valía la de modelado de barro. Y es que el profesor de esta última, recuerdo que nos hizo ver que la inspiración artística igualmente la puedes desarrollar en la pintura que en el barro, eso son sólo herramientas, tanto da. Por último quiero decir que me he decidido a escribir sobre el urogallo primeramente y, después, sobre otras aves conocidas, haciendo monográficos de una hoja de extensión para cada una. Queda ya poco para acabar esta hoja. Decir que el contenido de los huesos de las aves, con el fin de facilitar la posibilidad de volar, no tienen médula como sucede en el caso de los mamíferos. Son huecos y tienen dentro aire. Me acuerdo que en una ocasión que fui de excursión con los del Ciclo al Valle del Jerte, en Extremadura, vimos una piedra que estaba colocada de homenaje a un turista que había arriesgado su vida por salvar a un águila que había quedado atrapada en un cañaveral de una cascada de un río. Caro el precio que tuvo que pagar por tan noble acción. Las aves que sé distinguir son el loro, el urogallo, el buitre, las águilas y poco más.... Sería interesante hacer una película, al igual que la de Jack Nicholson , de El hombre lobo, pues el hombre que tiene la visión del águila, por ejemplo. Conociéndolas se puede aprender mucho de las aves. Las aves tropicales me gustan especialmente por su colorido y por ser muy vistosas. Me inclino a pensar que si fuera ornitólogo sería especialista en aves tropicales. Pero, eso es pura fantasía. Recuerdo que un día intenté entrar en la asociación de herpetología de la delegación de Galicia y, al no tener coche me dijeron que nanai. Pasaron de mí y yo me quedé con un palmo de narices. Así que, como conclusión puedo afirmar que, en la teoría puedo volar muy lejos pero en la práctica me queda la resignación de tener que contentarme con leer y nada más. Pero haciendo las cosas con ilusión es como se superan las barreras, por ejemplo, las de la discapacidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comentarios acerca de algunos personajes de ficción

Pepe Carvalho “ Milenio, 1. Rumbo a Kabul” y Frankenstein

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, de Oliver Sacks